LIBRO ZAPATOS ITALIANOS HENNING MANKELL PDF

Alle productspecificaties Henning Mankell Henning Mankell is geboren te Stockholm op 3 februari en groeide op in het dorpje Sveg, in het noorden van Zweden. Als jong volwassene verhuisde hij naar Zuid-Zweden en ontpopte zich in de jaren zeventig als toneelschrijver. Zijn eerste roman publiceerde hij in Mankell dankt zijn internationale roem aan de tiendelige reeks over inspecteur Kurt Wallander, bestaande uit de delen: Moordenaar zonder gezicht, Honden van Riga, De witte leeuwin, De man die glimlachte, Dwaalsporen, De vijfde vrouw, Midzomermoord, De blinde muur, De jonge Wallander en De gekwelde man. De reeks is aan meer dan 30 landen verkocht en de verkopen van de delen belopen wereldwijd meer dan 25 miljoen exemplaren.

Author:Kam Mazule
Country:Monaco
Language:English (Spanish)
Genre:Politics
Published (Last):26 October 2007
Pages:316
PDF File Size:18.89 Mb
ePub File Size:15.8 Mb
ISBN:297-8-54629-736-8
Downloads:44338
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Maura



Traducido del sueco por Carmen Montes Cano Cuando el zapato se ajusta bien, nadie piensa en el pie. Niels Bohr El amor es una mano blanda que, muy despacio, hace que el destino se aparte. Me veo atacado desde dos frentes. Entonces, como ahora, pensaba que la vida consiste en no cejar. No hace nada que me encontraba en el primer acto.

Suele sucederme, pero no me preocupa. Me sumerjo en mi agujero negro para sentir que sigo vivo. Hago pie, de modo que no corro el riesgo de perderme bajo la capa de hielo. Lo ignoro. A lo largo de mi vida me he relacionado con muchas personas que lloraban. Pero recuerda que debes llevar un par de buenos zapatos. Mi padre estaba visiblemente sorprendido.

Yo lo miraba como embrujado, pues se transformaba ante mis ojos. Quiero operar a la gente. Tampoco hubo ayer.

Se lo he prohibido. La vida consiste, de hecho, en algo sustancial. Jansson siempre se presenta sobre las dos. Algo estaba ocurriendo en su cerebro. Y no se hablan. Jansson tiene una hermana mayor llamada Linnea, que vive en tierra firme. Ella hace de mensajera entre padre e hijo. Fue una experiencia conmovedora. Pero entonces yo era diferente.

Pero, cuando aparece rodeando el cabo, suelo esperarlo en el muelle. A veces creo percibir un leve aroma a alcohol cuando atraca en el muelle. Y lo comprendo. Me detuve a escuchar. Ni la consulta ni las pastillas. Jansson es un hombre que da por supuesta mi amable generosidad. Es muy duro tener por mejor amigo a una persona que no te gusta. Es un regalo de Correos. Todo el mundo recibe su regalo de Correos. Te digo que todo el mundo recibe el mismo paquete. Y no cuesta nada. Tengo que tomarme una pastilla.

Jansson puso dentro una de las pastillas efervescentes. Eso anima mucho. La prefiero a oscuras. El perro me esperaba sentado en la escalera. Tiene suerte de estar sordo.

El gato merodeaba por el manzano mientras observaba los ampelis que revoloteaban alrededor de una corteza de tocino. En ocasiones, echo de menos tener a alguien con quien hablar. Mis conversaciones con Jansson no pueden calificarse de tales. Es simple charla. Charla en el muelle. Me pide que diagnostique sus enfermedades imaginarias. No, no puede decirse que nosotros nos comuniquemos conversando. Es un viejo y hermoso barco de madera ya destrozado por el clima y la falta de cuidados.

El motivo que representa es uno de los cuadros de Rembrandt, Ronda de noche. Algo me inquietaba. Era el solsticio de invierno. Me vi obligado a salir por una de las ventanas de la cocina para quitar un poco de nieve y despejar el acceso por la puerta. La corteza de tocino ha quedado abandonada. En total, setenta y nueve letras y algunos puntos. Ya era hora de ir a zambullirme en mi agujero. Me di la vuelta. Una figura negra recortada contra la blanca inmensidad.

El sol estaba bajo en el horizonte. Sus manos descansaban sobre el manillar del andador. Esperaba que se hubiese extraviado. Eso fue, al menos, lo que le dije a Harriet. A veces me despertaba en medio de una pesadilla en la que Harriet se quitaba la vida. Y otras mujeres llegaron a mi vida. No osaba averiguar la verdad.

Pasaron unos minutos. Antes de haber logrado levantarla ya estaba empapado en sudor. No pesaba tanto cuando nos conocimos. Me puse a quitar nieve como si me fuese la vida en ello. El perro estaba tumbado bajo la mesa de la cocina, siguiendo mis movimientos con la mirada.

Estaba tan sudoroso y jadeante que tuve que sentarme a descansar un instante antes de empezar a examinarla. Baja, pero no preocupante. A juzgar por sus labios, tampoco estaba deshidratada.

El pulso fue bajando hasta las sesenta y seis pulsaciones por minuto. Tienes mal aliento. Te vi en la banquisa. Pero cansada. Fui a buscar un vaso. No creas que fue sencillo dar contigo. Tal vez llevase despierto varios minutos, atento a la oscuridad.

El gato roncaba a mis pies. El hombre fue muy amable. Soplaba un leve viento del nordeste. El sol brillaba bajo en el cielo. Pero tal vez estuviese fuera ejerciendo su actividad de taxi ilegal. El gato me esperaba fuera sentado en la escalera. Un rostro ojeroso y sin afeitar. El cabello despeinado, los labios apretados y los ojos hundidos. Creo que fui guapo cuando era joven. Estaba sentada de modo que la luz de la ventana iluminaba su rostro.

Suelen esconderse cuando sopla fuerte. Harriet me observaba con sus claros ojos. Quiero hablar contigo.

COURS REDRESSEMENT TRIPHAS PDF

Zapatos italianos

.

EXERCICE MERISE MCD CORRIG PDF

ZAPATOS ITALIANOS

.

LIBRO CHILAM BALAM CHUMAYEL PDF

Henning Mankell

.

KAJA SILVERMAN THE SUBJECT OF SEMIOTICS PDF

Libro Zapatos Italianos PDF

.

Related Articles